Minimalismo: Tips para deshacerte de libros

by - 12:44:00

minimalismo+tips+para+deshacerte+de+libros

     Todos los lectores que pasamos años coleccionando libros hemos llegado a ese punto: miramos nuestra biblioteca(s), revisamos nuestros estantes, y nos damos cuenta de que mucho de lo que poseemos no ha sido tocado en bastante tiempo, no lo hemos consultado desde aquella vez que lo leímos hace una eternidad e, incluso, nos sorprendemos encontrándonos con libros que ni siquiera nos acordábamos de que teníamos en nuestra colección. ¿Por qué esto es un problema? Sencillamente, porque los libros están para ser leídos. Por vos, tus amigos, familiares y desconocidos. Un libro cumple su función (la única para la cual fue creado) si estás leyendo, releyendo o referenciándolo constantemente o si otras personas lo hacen en tu lugar. Si sólo existe en tu biblioteca para juntar polvo y caer en el olvido, es posible que te beneficiarías de suprimirlo de allí. Sería un gran alivio tanto para vos como para el pobre libro olvidado. Aquí comparto algunos tips que te pueden ser útiles para lograrlo.

     ¿Por qué debería deshacerme de mis libros?

     Uno de los mayores obstáculos a la hora de separarte de tus libros es el apego sentimental que podés haber desarrollado hacia ellos. Todos conocemos el placer de acurrucarte en una pila de almohadones, un sillón o una cama bien acolchados, acompañado de tu libro favorito, escuchando las gotas de lluvia en tu ventana, quizás bebiendo una taza de café. Muchas veces esto conduce a la acumulación compulsiva, porque confundimos el apego hacia las historias y las palabras con el apego hacia la pila de libros acumulada en un estante.
     Algunas excusas -en mi opinión ilegítimas- que nos ponemos para conservar libros innecesarios, pueden ser:

     “Pero… pero este libro me lo regaló María, y me sentiría culpable separándome de él porque la quiero mucho a María y no quisiera despreciar el gesto.”
     “Pero este es un libro de Shakespeare. Pasé dos meses escribiendo un ensayo sobre Shakespeare. Practicamente soy un experto en Shakespeare a estas alturas. ¿Cómo puedo deshacerme de uno de sus libros?”
     “Pero gasté una fortuna en este libro, si me deshago de él estaría tirando todo ese dinero a la basura.”
     “¡Pero mirá qué bonita que es la tapa de este libro! Odié su contenido, pero adoro el diseño de su tapa. ¿Cómo puedo deshacerme de él?”
     “Pero este libro es UNA OBRA CLÁSICA que todo lector debería tener en su biblioteca. Me sentiría menos si no lo tengo en la mía.”


     Y así sucesivamente. Si tu pasión por la lectura ha derivado en un sentido de identidad en base a los libros que poseés, si has dejado que tus libros te definan como persona hasta el punto de desarrollar un apego sentimental innecesario hacia ellos, deberías replantearte el objetivo de tu colección de libros. Quizás preguntarte:  “Si no estoy disfrutando activamente de estos libros, ¿cuál es el sentido de seguir conservándolos?”

     10 tips para deshacerte de tus libros

     1-    Decidite a hacerlo
     Como todo, el camino a un objetivo comienza con una decisión. Podrías empezar escribiendo en un papel tus metas: tener una biblioteca más pequeña, eliminar el estrés de la acumulación innecesaria, simplificar tu vida y el tiempo que pasas manteniendo tu colección, etc.

     2-    Mantené un “diario” de lecturas
     Algunos lectores guardan libros que han leído como recordatorio (casi con un sentido de orgullo) de todo aquello que han leído a lo largo de la vida. No es necesario conservar un libro físico para tener constancia de aquello que has leído. Podrías escribirlo en un papel o “diario” y deshacerte de los libros en cuestión. Una herramienta digital importante es tu biblioteca de Goodreads.

     3-    Date cuenta de que tus libros no te definen
     Los libros añaden valor. Contribuyen a quien sos. Pero no te definen como persona.

     4-    Doná los libros “hibernantes”
     Todos hemos tenido de esos: libros que están en tu pila de libros por leer, juntando polvo mes tras mes,  porque en el fondo sabés que no te interesa leerlos. Vivís postergándolos, convenciéndote de que algún día vas a abrir sus páginas y adentrarte en ellos, cuando los planetas se alineen y tus ganas emerjan de donde ahora no existen. Probablemente se trate de libros que compraste en oferta, tomos que alguien te regaló (o heredaste) o títulos que sonaban bien en su momento pero que ya no te llaman en lo más mínimo. Pensá en las bibliotecas o los lectores que podrían estar disfrutando de esas lecturas, quizás amándolas y apreciándolas mucho más, mientras que a vos simplemente te traen un sentido de obligación, culpa o estrés. Deshacete de ellos de una vez por todas.

     5-    Considerá los ebooks y los audiolibros
     Una buena alternativa siempre es la digitalización. Así como las cámaras digitales eliminaron la necesidad de conservar fotografías innecesarias (ya que te presentan la opción de imprimir sólo las fotos que realmente son valiosas para vos), los libros digitales están eliminando la necesidad de conservar o adquirir libros innecesarios. Es una alternativa radical, no apta para todo el mundo, pero quizás pueda resultarte útil.

     6-    Unite a tu biblioteca local
     No solo esto es económico, sino una buena manera de apoyar el desarrollo de la lectura en tu comunidad.

     7-    Reservá un estante para tu “isla desierta”
     La mayoría de los lectores poseen libros que saben que jamás podrán dejar ir, sin importar qué. Estos son los libros de “isla desierta”, es decir, libros que te llevarías con vos si te quedaras varado en una isla desierta y podrías leerlos una y otra vez durante el resto de tu vida. Revisá tus estanterías, separá estos libros, y colocalos todos en un mismo estante. No solo es reconfortante verlos aislados del resto, sino que el proceso mismo de seleccionarlos te ayuda a replantearte cuáles libros son realmente importantes y te permite pensar de manera analítica tu colección de libros.

     8-    Deshacete de las copias múltiples
    Si tenés tres ediciones de tu libro favorito, pregúntate qué necesidad hay de ello. Seleccioná la que más te guste y deshacete del resto.

     9-   Ponete reglas y límites a la hora de conservar libros
     Designá un espacio delimitado para tu colección de libros. Una biblioteca o dos o cierto número de estantes. Usá ese límite espacial para determinar la extensión total de tu colección. Una vez que ese límite se llenó, revisá tus estantes y deshacete de lo innecesario para obtener más espacio. Hacé siempre esto antes de traer más libros a casa.

     10-    Ponete reglas a la hora de comprar libros
     Decidite a no comprás más libros por mera curiosidad, por atracción superficial o porque sus tapas te parecen bonitas. No compres libros en masa y hacelo únicamente cuando tengas verdadera intención de leer un libro. No solo va a ser bueno para tu bolsillo, sino también para el mantenimiento de tu biblioteca y para reducir el estrés

     Espero que les haya gustado la entrada. Muchos se preguntarán cuál es la necesidad de este proceso y qué beneficios puede traer. Guardaré eso para una nueva entrada ;)
     Díganme en los comentarios: ¿Están dispuestos a reducir su colección de libros? ¿han utilizado o van a utilizar algunos de estos tips? ¿Tienen otros extra para añadir a la lista? Espero sus respuestas :)

Quizás también te interese:

1 comentarios

  1. Qué me deshaga de las copias múltiples??? ajajajajaja. En serio estás muy loco ^^
    Un abrazo

    ResponderEliminar