5 novelas que invitan a la reflexión

by - 00:34

5+novelas+que+invitan+a+la+reflexion

      La literatura tiene una multiplicidad de funciones. Además de entretener, cultivar y transportar al lector hacia un mundo ficcional de historias, personajes y atmósferas, una de sus más importantes funciones es la inspirar el pensamiento y la reflexión. La mayoría de los libros de esta lista han atravesado algún tipo de controversia durante su historia de publicación, pero todos han mantenido longevidad y popularidad a lo largo del tiempo. Si no los has leído, te invito a hacerlo. Quizás te gusten, quizás no, pero definitivamente te harán pensar un poco acerca del mundo en que vivimos.

      Frankenstein – Mary Shelley (1818)
     

      Frankenstein es un clásico entre clásicos. Novela gótica por excelencia, trabajo seminal de la literatura de terror, ha fascinado a lectores jóvenes y adultos a lo largo de muchas generaciones. Las dos metas que Mary Shelley se propuso al escribir este libro han logrado repercutir en el imaginario colectivo con mucha fuerza: crear un monstruo que encarnara los horrores de la Humanidad y, a su vez, hacer una intensa crítica a la sociedad de su tiempo. Con extensas frases poéticas y párrafos reflexivos que ilustran la alienación social y el origen de la maldad humana, Shelley construye una historia sagaz cuya moraleja se centra en los excesos de los avances científicos y el peligro de los hombres megalómanos que juegan a ser dioses. Otras preguntas interesantes que nos hace el libro: ¿Cuáles son los límites de la compasión humana? ¿Qué significa ser humano? ¿Puede un ser humano convertirse en monstruo motivado por el deseo de saber?

      Orlando – Virginia Woolf (1928)
     

      Orlando fue uno de los primeros grandes trabajos de literatura feminista que alcanzaron la fama y el éxito comercial. Escrito como sátira inspirada en su amiga/amante Vita Sackville-West, Virginia Woolf hace un recorrido por distintos momentos de la historia y literatura inglesas, de la mano de un personaje que vive más de 500 años y que cambia su sexo de varón a mujer. Los roles de género, la importancia y función del lenguaje y la introducción de nuevos giros estilísticos de narración se muestran como el corazón de una de las más importantes novelas del siglo XX. El humor y la ironía de la historia constituyen una mirada reflexiva hacia la historia y la vida en la Inglaterra de antaño y nos hace pensar acerca de la naturaleza del mundo que nos rodea.

      Los demonios – Fyodor Dostoievski (1871)
     
 
      A pesar de no gozar de tanto reconocimiento como sus otras célebres obras –en parte debido a su irregularidad en tono y trama-, Los Demonios constituye un ejemplo supremo de fusión entre literatura y mensaje político. Considerada por muchos como una novela panfleto, es un manifiesto desesperado contra el fanatismo y el nihilismo que se estaban apoderando de la Rusia de los años ‘60. Cuenta la historia de un grupo de jóvenes que conspiran para desatar una revolución en un pequeño pueblo ficcional ruso que desciende en el caos. Las implicaciones morales y políticas de las acciones de estos jóvenes –en la más violenta de las obras escritas por Dostoievski- invitan a la reflexión y se quedan en la cabeza del lector mucho tiempo después de haber terminado el libro.

      El Manantial – Ayn Rand (1943)
     
      ¿Es el Hombre un individuo libre, dueño de sí mismo y del fruto del trabajo de su propia mente o está condenado a existir para satisfacer las voluntades y deseos de otras personas? ¿Puede la felicidad de un hombre ser un fin en sí mismo o su vida se reduce simplemente a un medio para los fines de los demás? Con preguntas como éstas, la joven escritora ruso-estadounidense Ayn Rand se propuso lo que parecía un imposible: destronar miles de años de moralidad humanista en una batalla frontal contra la filosofía altruista y los principios del autosacrificio judeo-cristiano. Generó una polémica que se arrastra hasta nuestros días y sentó las bases del concepto de “egoísmo racional” que ha inspirado a numerosos pensadores y movimientos ideológicos posteriores. Con una historia acerca de un arquitecto –Howard Roark- que se rehúsa a comprometer su visión artística para recibir el reconocimiento de un mundo hostil que intenta destruirlo, Rand enfatiza la importancia de la libertad individual ante un universo corrompido por doctrinas colectivistas y totalitarias. Se centra en una de las premisas más escandalizadoras jamás usadas para una novela: que el Ego del Hombre es el manantial del progreso de la Humanidad.
 
       Rebelión en la Granja – George Orwell (1945)
    
 
      Orwell era un genio de las distopías y la ficción política. 1984 fue uno de los libros más influyentes y en él nos presenta un mundo desbaratado por el totalitarismo y la violencia. Sin embargo, Rebelión en la Granja está escrito en un tono ligeramente distinto y muy original. Narrado a la manera de una fábula infantil –con animales antropomórficos parlantes- satiriza los eventos que tuvieron lugar en Rusia luego de la Revolución Bolchevique de 1917. En una granja donde los animales se rebelan contra los granjeros para que los cerdos asuman el poder, el culto a la personalidad y la dictadura por medio de la fuerza bruta reemplazan el orden anterior por la promesa del progreso y la igualdad material. Numerosas referencias a Stalin, Trotsky y otros personajes históricos aderezan esta agudísima crítica a uno de los eventos más trágicos y sangrientos de la historia europea moderna.

      ¿Han leído estos libros? ¿Piensan hacerlo? Háganmelo saber en los comentarios :)

Quizás también te interese:

0 comentarios