8 tips para leer más

by - 00:30

8+tips+para+leer+mas

     Una pregunta que algunos lectores me han hecho es cómo hacer para leer más. Esta curiosidad tiene que ver con que a muchos les gustaría maximizar el tiempo de lectura para leer más y mejores libros. Si bien me considero un lector lento, suelo leer una gran cantidad de libros por año y se debe principalmente a que he desarrollado el hábito de la lectura. Sea que estés en un bloqueo lector, retomando la lectura luego de un largo período de ausencia o recién empezando a introducirte en el mundo de los libros, aquí te traigo ocho tips que quizás puedan ayudarte a conseguir tu objetivo.

     1- Elegí libros que te interesa leer. Un libro aburrido, pesado o poco interesante va a llevarte a abandonar la lectura, particularmente si aún no has adquirido el hábito. Para empezar, creo que es importante elegir un libro que creas que te va a gustar, ya que va a ser un gran estímulo para mantener las ganas de leer. No tengas reparos a la hora de abandonar un libro si no te está gustando.
     2- Priorizá la lectura y eliminá distracciones. Organizá tu tiempo libre (cuando no estés trabajando, cursando o haciendo deberes del colegio o la facultad) para que la lectura tenga prioridad sobre otros pasatiempos. De vez en cuando es bueno mirar películas, hacer una maratón en Netflix, mensajearte con amigos o ponerte a ver videos de youtube. Sin embargo, si realmente te interesa incrementar tu lectura, poné a los libros en el primer lugar de tus prioridades de tiempo libre.
     3- Incorporá la lectura en tu rutina diaria.  Esto te permitirá desarrollar el hábito. No es necesario que leas todos los días, pero hacé el intento de designar cierta cantidad fija por día (30 minutos, 1 hora, 2 horas, etc.) para dedicarle a tus libros. Pronto te vas a dar cuenta de lo mucho que podés avanzar con la lectura al cabo de un mes simplemente sumando cada ratito diario que leíste. Un buen ejercicio es proponerte, durante el próximo mes, leer al menos 30 minutos por día. Te va a ayudar a lubricar tus capacidades lectoras y a fortalecer el hábito. Es casi como ir al gimnasio.
     4- Llevá un libro a todas partes. Este es un tip que yo personalmente no sigo porque soy incapaz de leer en público, pero quizás pueda servirte. Llevá siempre un libro con vos. Nunca sabés cuándo se puede liberar un momento de lectura (una fila interminable, una sala de espera, un embotellamiento mientras viajás en el colectivo, etc). Aún si esos momentos son cortos, se trata de pequeños progresos que suman a tus avances como lector.
     5- Buscar el horario adecuado para leer. No todos funcionamos a las mismas horas del día. Hay lectores mañaneros, lectores nocturnos, lectores nómades y lectores versátiles. Vos te conocés mejor que nadie, por lo cual te sugiero experimentar y descubrir el horario óptimo para tus lecturas. Algo muy útil es –sobre todo si tenés una agenda muy apretada- reservar el tiempo de lectura como otra tarea diaria: quizás levantarte un ratito más temprano para leer antes del trabajo/colegio o acostarte más temprano para leer antes de dormir.
     6- Leé libros cortos o ligeros. Esto está especialmente dirigido a las personas de rutinas muy ocupadas. Por mucho que nos gusten los libros largos, si estás saturado de actividades o abrumado por el estrés, quizás no sea el mejor momento para leer Los Miserables o Juego de Tronos. Los libros inmensos de 800 o 1000 páginas que quizás te demores meses enteros en terminar, pueden llegar a frustrarte al ver que se va el tiempo y has hecho muy pocos avances. Por el contrario, los libros cortos o ligeros, son más fáciles de leer sin que los retrasos te corten el ritmo de la narración. Guardá los libros largos para tus vacaciones.
     7- Descubrí qué tipo de lector sos. Todos tenemos un ritmo de lectura distinto. Algunos leen más rápido y otros leen más lento. Descubrí dónde te ubicás vos y usalo a tu conveniencia. Algo que jamás debés hacer es forzarte a leer más rápido de lo que sos capaz. Si sos un lector lento o de baja capacidad de concentración, quizás te convenga leer en pequeños momentitos distribuidos a lo largo del día que todo junto en una sola sentada. De la misma manera, es importante reconocer qué tipo de ambiente te viene mejor a la hora de leer. ¿Te gusta leer con música o en completo silencio? ¿Te viene mejor hacerlo acostado o sentado? ¿Necesitás estar adentro de casa o al aire libre? Algunos leen en el parque, tomándose una bebida caliente en una cafetería o en medio de una ruidosa ciudad. Yo prefiero leer en mi habitación. Familiarizarte con tu ambiénte óptimo de lectura te permite utilizarlo como catalizador para ponerte en el humor apropiado para leer.
     8- Disfrutalo. Dicho y hecho todo esto, nunca te olvides de que leer es un pasatiempo de libre elección y no una obligación. Algunos leemos menos y otros leerán más. Siempre y cuando estés disfrutando de tus lecturas y hayas incorporado el hábito, vas hallarte en el camino correcto. No te sientas mal por la cantidad de libros que leés ni te compares con otros lectores. La clave es encontrar el balance que funcione para vos.

     Espero que te haya gustado esta entrada. Si te han servido estos tips y consejos, hacémelo saber en los comentarios :)



Quizás también te interese:

0 comentarios